Comunión

Nadie reparó en ellos, hasta que su particular celebración del domingo se convirtió en un ritual majestuoso: carreras y chillidos que precedían risas; zapatazos que no dejaban distinguir qué suelas eran recién estrenadas y cuáles habían salido del armario de la beneficencia. Se divertían, el niño de la mujer que sostenía un platillo en la puerta de la iglesia y el niño de la mujer que charlaba distraída después de la misa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s