‘Un tipo serio’: El Santo Job contemporáneo se llama Larry Gopnik

La vida de Larry Gopnik tiene el aspecto de un cartel publicitario de los años 60, donde los colores pastel y las sonrisas predominan por encima de cualquier sombra. Este judío americano tiene todo lo que un ciudadano ejemplar aspira a conseguir: una familia, salud y un trabajo que le hace sentirse realizado. La vida de Larry Gopnik deja de ser una farsa el día en que su mujer le pide el divorcio. A partir de este momento, Larry parece perder el control absoluto de su vida, o quizás, comienza a darse cuenta de que no tiene ningún poder sobre la que era su apacible vida. Larry es un hombre de buena conducta, Un tipo serio. Y aún así, el buen y todopoderoso Hashem no para de mandarle desdichas a las que no encuentra sentido. El espectador sufrirá sin duda por culpa de Larry, y no con Larry, ya que su conformismo y aceptación roza lo enfermizo.

No es casualidad que esta película de los hermanos Cohen esté ambientada en la comunidad judía. [Continuar leyendo aquí ]

x950 (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s