Cine clásico español: El verdugo, de García Berlanga

Parece mentira que en los años 60, en España, cuando las ciudades se comenzaban a llenar de turistas, de bikinis, de minifaldas, televisores, ladrillos y Seiscientos, aún existía la pena de muerte. Aún había personas que se dedicaban al oficio de ejecutar a otras personas mediante el garrote vil. Parece mentira, pero es cierto que así era, y así lo muestra El verdugo, de Berlanga. Mirar hacia atrás, ver cine clásico español es como coger el álbum de fotos familiar para comprobar que las abuelas un día fueron jóvenes, y nuestros padres llevaron chupete para más tarde vestirse de marinero en la primera comunión. Que el pasado existió, es palpable, y está compuesto de vivencias humanas.

Cuando Berlanga dirigió El verdugo en 1963, aún quedaban otros 11 años por delante para que se aboliera la pena de muerte en España. El verdugo es una película compleja, aderezada con humor negro, que sobre todo pretendía denunciar aquel triste método de impartir justicia. Berlanga retrataba la dureza de una época y no solo de un oficio, sino también de la juventud, que acababa siendo víctima de los moralismos y la crisis económica del momento.

Uno de los personajes principales, Amador, el verdugo anciano, ha dedicado su vida a ejecutar presos. Pero por cuestiones de necesidad quiere traspasar el oficio al marido de su hija: José Luis. Interpretado por José Isbert, Amador representa la generación que ha vivido asumiendo la política de un país gobernado por el régimen franquista. [Continuar leyendo aquí]

ElVerdugo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s