‘Blue Jasmine’, un retrato benevolente de los dioses financieros

De todas las mujeres sofisticadas, adineradas y atormentadas que en su mayoría forman parte de la filmografía de Woody Allen, Jasmine ha sido la elegida para el sacrificio. Diosa de mirada triste y azul (como el gato de Roberto Carlos), mitad mortal y con el talón quebrado por la avaricia, ella es quien, llevada al matadero, pagará por los excesos de sus amigos de la alta sociedad. ¿Pero es realmente Jasmine una marioneta tirada a la basura? ¿Cuánto de víctima tiene Jasmine y cuánto de cómplice? Es inevitable recordar a ciertos personajes de la actualidad cuando Jasmine mira hacia otro lado para salvar su pellejo, como la infanta Cristina, o el propio Mariano Rajoy.

Es indiscutible que Woody Allen ha querido solidarizarse, adaptarse, socializar quizás, su manera de hacer cine, y hacer con Blue Jasmine una película acorde con la coyuntura económica actual. Sin embargo, y a pesar de que muchos consideran Blue Jasmine como una de las últimas joyas del maestro Allen, en realidad, de la miseria de Jasmine podría haberse extraído mucha más sustancia, si el director hubiera ahondado en los sentimientos viscerales, como muy bien ha sabido hacer en otros trabajos. Cate Blanchett borda el papel de mujer con emociones alteradas, que lucha contra su pasado. Resulta curioso que Woody Allen implante la semilla de la demencia en Jasmine, ya que ello plantea la delincuencia financiera desde otro punto de vista: el de la inconsciencia, el miedo y la fragilidad, convirtiendo a su protagonista en una víctima de las circunstancias y de sí misma. ¿Justifica su inestabilidad mental la decisión que tomó Jasmine de ser cómplice mientras la fortuna le sonreía? Quizás no todos los espectadores sean capaces de comprender a Jasmine, y en la propia película pueden verse varias partes reflejadas: gente que se apiada de la diosa, una vez caída de la nube; y gente que con su rechazo castigará a Jasmine por el daño que ha causado al guardar silencio.

8

Quién sabe si en realidad el deterioro de Jasmine es solo casual, y nada premeditado por parte de Woody Allen, ya que, aunque él lo niega, numerosos críticos de cine señalan el enorme parecido de Blue Jasmine con Un tranvía llamado deseo (1951), de Elia Kazan; donde su inestable protagonista, Blanche —al igual que Jasmine—, toma la decisión de irse a vivir con su humilde hermana después de quedarse en la ruina. Influencias aparte, sin comparaciones de por medio, la fuerza de Blue Jasmine reside en su actriz principal, Cate Blanchett, azul y melancólica, tan frágil como arrogante. El elenco de actores, como suele ocurrir en las películas de Woody Allen, también contribuyen a crear una atmósfera envolvente, de la que es difícil ausentarse. Aún así, a Jasmine le falta mucha más suciedad y tragedia, fango en definitiva, salpicando a la cámara.

Artículo para Novemagazine

12

19

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Me suele ocurrir con las películas de Woody: Estoy sentada felizmente en la butaca, disfrutando como todo el público de la historia y en mitad de una carcajada un ácido en estómago me hiela la paz y me invita a preguntarme “¿De qué te ríes, idiota? No tiene gracia”. Y es que en mi opinión los “dramas-comedias” de Allen son mucho más hirientes que el peor de sus dramas, porque en estos últimos sabes a lo que te expones, pero en películas como Blue Jasmin la tristeza, la desazón y un profundo desconsuelo te van envolviendo sin que te des cuenta. Y sales del cine pensando que el ser humano no tiene arreglo. Somos un fracaso todos, sin excepción. Y Woody Allen lo sabe y como no puede hacer nada por arreglarlo -nadie puede, pues todos somos el problema- hace lo único que le ayuda a sobrellevar el peso de este maldito secreto: reírse de él.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s