‘Submarine’: la difícil tarea de seguir navegando una vez hundido

172098_196034657080581_2296416_o

Oliver Tate tiene la edad propia para que el mundo comience a estar en su contra. A los quince años le ahoga la sensación de ser el protagonista de alguna producción cinematográfica: sus padres están al borde del divorcio, la chica que le gusta parece corresponderle a ratos, y en el instituto sigue pasando desapercibido. Una serie de circunstancias que en principio pueden parecer comunes, pero con las que el joven Oliver tendrá que aprender a convivir según le van lloviendo. Canciones de una banda sonora creadas en su mayoría por Alex Turner, el vocalista de los Arctic Monkeys, sumergen al espectador en el peculiar mundo adolescente que Oliver Tate observa desde su periscopio. Una película curiosa, interesante en su planteamiento, que gustará a quienes disfrutan de las narraciones con voz en off, la ironía y el estilo “indie”.

Aún así, hay opiniones divididas en cuanto a Submarine. Por un lado, los fans de Wes Anderson ven con recelo este primer largometraje del británico Richard Ayoade, ya que los recursos estéticos utilizados se asemejan bastante a los de Anderson. Es más, el personaje de Jordana Bevan, la chica que tiene obsesionado a Oliver, recuerda a Margot Tenembaun, de Los Tenenbaums. Una familia de genios; tanto por su fría personalidad como por otros elementos externos, como su adicción al tabaco. Por el contrario, Submarine tuvo buenas críticas cuando se estrenó en 2010, al considerarse que su director Richard Ayoade había entrado con buen pie en el mundo del cine, reciclando el estilo inglés del olvidado Free Cinema (opiniones para todos los gustos, e incluso demasiado aventuradas en algunos casos). Submarine está basada en la novela de Joe Dunthorne, y si algo es innegable es que los diálogos tienen bastante sustancia, a pesar de que para algunos la temática adolescente pueda estar “muy vista”. Submarine ofrece en 97 minutos divertidas reflexiones y situaciones, no aptas, eso sí, para los defensores a ultranza (y poco tolerantes) de Wes Anderson.

Artículo publicado en Novemagazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s