Pablo Iglesias marca cinco eurodiputados y provoca la abdicación de Rubalcaba

Felipe VI se corona con un penalti dudoso.

El bipartidismo se tambalea, la afición no perdona.

Susana Díaz decide quedarse en el banquillo, a pesar de ser la favorita de Del Bosque.

Las redacciones de los medios de comunicación deben estar inmersas en una especie de multiorgasmo: en menos de un mes —exactamente 3 semanas— política, monarquía y fútbol han aunado sus fuerzas para que España continúe su camino hacia el Big Bang. Desde la muerte de Manolete no se vive tanta tragedia en España. Llueven astas de toro, y la mejor forma de capearlas es a base de trending topic. Ríanse los montajes satíricos que circulan libremente por Facebook y Twitter de las portadas secuestradas de El Jueves (pobres dibujantes profesionales, han de asumir que el sueldo limita la libertad de expresión). A este paso la guerra no pillará a nadie por sorpresa. No sé si es esa la verdadera razón de tanto bombardeo emocional. Si votaste a Pablo Iglesias debes repetir la frase “Lo siento mucho, no volverá a ocurrir”, de lo contrario tú y tu familia formaréis parte del “estrato social de votantes demenciales profundamente ignorantes” susceptibles de ser quemados por herejes en las tertulias y debates televisivos.

El español, amante del toreo (espectáculo macabro tradicional), sabe disfrutar con el sufrimiento. Lo que se dice masoquista no declarado. Por eso nos gusta jugar al límite, descender al infierno y volver a nuestros orígenes: la tragedia griega. Cancerbero descuida la portería y se abre la puerta del infierno. “Más de uno se ahorca esta noche con la camiseta de España”, me dijo un amigo por Whatssapp. Después de perder el trabajo, la dignidad y las creencias políticas, ya solo queda asumir que la mala suerte no es mala suerte. Es falta de seriedad y compromiso. A todo aquel que gane más de un millón de euros deberían mandarlo al Tíbet a comer saltamontes hasta levitar. Y si no, despedido.

“¿Qué te crees que voy a sacarte de la crisis? Ahora no. ¿Qué te crees que vamos a encarcelar a un político? Si hay que ir a juicio, se va, pero ir a la cárcel es tontería. Oportunistas con un gusto exquisito para el barroco, amantes del horror vacui, donde es imposible encontrar una mancha de humedad entre tanto baño dorado y tanta columna salomónica (cuanto más retorcida, mejor). Lo mismo da Pablo Iglesias que Bla Bla Car, todo lo alternativo lo carga el demonio, y es buena excusa para echar balones fuera.

¿Qué opinarán los votantes de Marine Le Pen sobre los jugadores negros y árabes de la selección francesa? ¿Estarán preparando las Pussy Riot canción para el mundial de Rusia? ¿Es posible que las políticas pro desigualdad en España tengan como objetivo conquistar a la FIFA? Yo solo digo que Felipe VI debería aprender a jugar al fútbol, si quiere ser un buen jefe de estado.

BqFJidKIQAEMrY6
Foto de @carvalladolid

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s