‘Alabama Monroe’, las desgracias nunca vienen solas

El título original de Alabama Monroe, The broken circle breakdown (la ruptura del círculo roto), viene a redondear el significado de una película triste, triste, de las que dejan tan mal cuerpo que después de verla, a cualquiera se le quitan las ganas de levantarse del sofá, salir a la calle a relacionarse, vivir, y esas cosas.

La historia de amor entre Didier y Élise surge de forma sencilla. Viven dedicados a sus pasiones: él a la música, ella a los tatuajes. Se complementan de manera tan perfecta que hasta sus voces se entrelazan creando armonía. Así, Élise pasa a formar parte de la banda de Didier, y juntos se convierten en los vocalistas del grupo country.

AlabamaMonroe-2

Didier y Élise completan el círculo con la llegada al mundo de su hija, Maybelle. Hasta que la enfermedad se queda a vivir en la casa de esta humilde familia. A partir de ese momento, todo cae cuesta abajo. La perfección se rompe y el miedo a la felicidad se justifica con cada desgracia.

Alabama Monroe reúne elementos que hacen de ella una buena película. Puede dejar el ánimo por los suelos, pero entre otras cuestiones, tiene un buen ritmo y no aburre. El montaje, que se caracteriza por sus flashbacks y flashforwards, se encarga de dialogar constantemente con el espectador y mantenerlo expectante. Al estilo de Blue Valentine (2010, protagonizada por Ryan Gosling y Michelle Williams), la película alterna los momentos felices que la pareja vive en el pasado, con la dureza de los acontecimientos del presente. La banda sonora, protagonista absoluta, se encargará de enlazar las dos caras de la tragedia: la derrota y la necesidad de seguir cantando pese a todo. Sus diálogos, en mitad de la tormenta, harán reflexionar sobre política y religión, dos gigantes que controlan sin escrúpulos los avances en la industria de la medicina.

foto-veerle-baetens-en-alabama-monroe-12-389

La actriz que interpreta a Élise, Veerle Baetens, ganó el premio a la mejor actriz en los Premios del Cine Europeo (2013), y en el Festival de Tribeca (2013). Además, Alabama Monroe ganó el premio a la mejor película extranjera en los Premios Cesar y en los Satellite Awards, mientras que en estos últimos Oscars solo estuvo nominada (junto a La gran belleza, Nebraska y La Caza, entre otras). Todo ello suma un conjunto de buenas razones por las cuales sentarse a echar una lagrimilla estará bien justificado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s