‘El extraordinario viaje de T.S Spivet’. Un niño, una Winchester, un tren a las 4.40 y la sombra de Amelie

Las listas de la compra de Jean Pierre Jeunet deben ser interminables. Doy por hecho que él se encarga personalmente de hacerlas, de otro modo, no podría entrenar esa habilidad única para eternizar enumeraciones. Después de Amelie (2001), el director francés ha mantenido su peculiar forma de hacer cine. Largo domingo de noviazgo (2004) y Micmacs (2009) vinieron después, afianzando un estilo que lo hace inconfundible. El reencuentro con Jeunet siempre es agradable: un gusto volver a estrecharle la mano y comprobar que mantiene su esencia. Pero una vez tomado el pulso, es fácil comprobar que Jeunet se encasilla o se repite, se refugia en ciertos patrones que le da seguridad. Y eso, genera compasión en un espectador que admira a Jeunet y quizás, espera contemplar un poco de evolución en su obra.

TSS Day 20 "The young and Prodigious Spivet" Photo: Jan Thijs

"The Selected Works of T.S.Spivit" Day 27 © Photo: Jan Thijs 2012

El extraordinario viaje de T.S Spivet no es una gran película, ni de las mejores de Jeunet, pero a pesar de ello, emociona y provoca sonrisas a partes iguales. Mantiene la originalidad, aunque en ocasiones pretende sorprender y el truco se intuye antes de que la paloma salga volando de la chistera. Afortunadamente, sus personajes siguen siendo especiales, incomprendidos y tremendamente humildes. Basada en la novela “The Selected Works of T.S Spivet”, de Reif Larsen, la película comparte elementos gráficos e ilustraciones propias que dan el toque diferenciador de su protagonista: T.S Spivet. Un niño prodigio científico —algo pedante sin proponérselo— que vive en un rancho y sigue el ejemplo de su madre, una investigadora obsesionada con los insectos (Helena Bonham Carter). La familia al completo está formada por un padre testarudo de pocas palabras, una hermana adolescente, un hermano gemelo y un perro depresivo. El pequeño T.S Spivet se siente ajeno del mundo que le rodea, incluso tiene una percepción de su familia algo equivocada. Recluido en su mundo de teorías y experimentos científicos, comprobará que no siempre basta con el método de observación para comprender a las personas más cercanas. Un chico peculiar que busca aportar su pequeña sabiduría al mundo y que quizás no defraude del todo.

Artículo publicado en Novemagazine

"The Selected works of T.S.Spivet" © Photo: Jan Thijs 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s