‘Mi vida ahora’: la tercera guerra mundial y yo con estos pelos

Esto va a estallar por algún lado. La crisis, la desigualdad, la impotencia. Y en el fondo, la esperanza de que una guerra mundial no vuelva a repetirse. Suenan voces catastrofistas, pero nadie (o eso creo) amontona latas de fabada en la despensa previendo un conflicto bélico inminente. Daisy tampoco se lo espera. No se imagina una vida huyendo de un sitio a otro. Solo sabe pelear consigo misma, ¿cómo va a enfrentarse al peligro externo?
Hasta el momento, Daisy solo ha sabido protegerse con su carácter antipático y su aspecto de niña dura. Pero el maquillaje oscuro y la moda punk no le servirán para mucho. Pronto tendrá que dejar esa coraza de cartón piedra, y empezar a ser fuerte de verdad. Fuerte contra lo verdaderamente importante, y dejar de ser tan dura con los demás.

photo_05

Mi vida ahora plantea una situación de conflicto internacional que podría suceder ahora mismo o dentro de pocos años. Una historia muy bella y a la vez dolorosa, que establece la amenaza mundial como el primer enemigo para ser felices. Sus personajes viven en una casa de campo idílica, donde parece que ningún mal puede impedirles disfrutar de la vida y conseguir sus sueños. Están en la edad perfecta: son niños, son adolescentes. Sin embargo, forman parte del mundo, y el mundo los sumerge en la realidad más cruda, derribando todo paraíso personal.

La evolución de Daisy (Saoirse Ronan) se ve reflejada en su pintauñas verde. Pasará de lucir una manicura perfectamente esmaltada a terminar sin un solo resto de laca artificial. Una metáfora sobre la transformación del personaje, que dejará atrás una existencia insegura hasta alcanzar la madurez (una madurez precoz y forzada por las circunstancias). Piper, la prima pequeña de Daisy (a quien interpreta Harley Bird), se convertirá en uno de los personajes imprescindibles, junto a su hermano mayor, Eddie (George Mckay).

photo_03

photo_02

Mi vida ahora es el claro ejemplo de película sorpresa. La crítica hace una valoración buena de ella, pero a los usuarios de páginas como IMDB o Filmaffinity parece no haberles hecho mucha gracia. Quizás porque hay demasiados prejuicios sobre películas que encierran historias de amor entre adolescentes. Aún así, no hay motivos graves para considerarla cursi. Otros elementos se encargarán de hacer que el espectador se olvide de la edad de sus protagonistas. Su director, Kevin Macdonald, otorgará a la película un ritmo inusual y lo envolverá todo con una buenísima banda sonora, compuesta por Jon Hopkins.

La obra de kevin Macdonald se mueve entre dos géneros con públicos muy distintos, quizás por eso no termina de cuajar entre espectadores. Pero sin duda, ésta es una película arriesgada, no muy común. Una historia emocionante y de intriga, a tener en cuenta.

Artículo para Novemagazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s