Ética etílica: Viva el vino y los “Pechotes”

de-rosa-isabel-mateos-rocio-hija-de-ignacio-gonzalez-y-el-pequeno-nicolas-en-un-yate-en-semana-santa

La historia del pequeño Nicolás es uno de esos diamantes en bruto que cualquier periodista aspirante a Truman Capote está deseando cazar. Recordemos que, normalmente las noticias diarias no dan para mucho espectáculo, y un acontecimiento de este tipo justifica el delirio padre y el desmelene periodístico. Cuando ya tenemos al personaje principal Fran, al que llamaremos pequeño Nicolás, (por cuestiones de marketing), aparece ella. Se llama Isabel Mateos, tiene mirada felina y curvas de escándalo. Algunos ya sacan la botella de vino, y las palomitas. Una mezcla un tanto rara, pero que da una idea de dónde pudo nacer el mote “LA PECHOTES”, para referirse a Isabel. Imagino que la decisión crucial de llamar a una persona por un mote sexista y humillante, la toma un periodista con el estómago vacío y embriagado por la ambición de lanzar una primicia. Así pues, el resultado de la primera aparición de Isabel es la siguiente:

02949

El periodista decide pixelar el rostro de Isabel y utilizar un nombre ficticio, María, a petición de ella. Sin embargo, en el titular la llama “La Pechotes” (¡zas!) y el nombre ficticio de María solo lo utiliza un par de veces, mientras que “La pechotes” será el seudónimo utilizado durante todo el cuerpo de texto. Algo muy lógico. Seguro que Isabel, después de pedir que le pixelaran el rostro y la llamaran María, estaría encantada de la vida con que finalmente se refirieran a ella como “LA PECHOTES”.

Bien. Viva el periodismo de calidad ibérico, donde un informador humilla a su fuente y en lugar de que salten las alarmas, se convierte en el héroe que abre la veda a otros medios, para que le sigan detrás. Otro ejemplo de ello, no muy lejano, sucedió cuando el País consiguió la foto de Teresa Romero en el hospital, y los demás medios se lanzaron a reproducirla. Es decir, si uno lo hace mal, todos tienen permiso para hacerlo peor.

Si El Mundo llama a Isabel Mateos “La Pechotes”, aparecerá en todos los demás medios de comunicación con este mote de mal gusto. Periodistas de renombre, en informativos y debates, no titubearán al usar el sobrenombre. De hecho, Isabel expresa en el programa Espejo Público que no sabe por qué la llaman así, que es algo que se han inventado. A lo que Susana Griso comenta entre risitas si de verdad hace falta explicar por qué la llaman así. ¿Que una mujer tenga el pecho grande justifica que la llamen “La pechotes”? Es más, ¿que en la calle cierta gente la llame “La pechotes” justifica que se transmita a la opinión pública? Evidentemente, Isabel conoce su apariencia física, lo que no sabe es por qué le faltan el respeto públicamente.

Hasta el momento, Nacho Abad del programa Espejo Público declaró a raíz de aquella entrevista que ya no la iba a llamar más así, y el resto de colaboradores optaron por lo mismo.

Durante la entrevista a Francisco Nicolás en Un tiempo Nuevo, el joven (sea estafador o víctima) demostró tener más modales que la propia presentadora, Sandra Barneda, cuando antes de ir a publicidad señaló que usar el mote era inapropiado:

Sandra: Tenemos muchas preguntas todavía, como hablar de tu amiga Isabel, que tanto se ha comentado, que no sé si es tu amiga, la llamada “pechotes”.

Fran: Es mi amiga, yo creo que no es conveniente decir ese nombre.

Sandra: Bueno, después de publicidad nos va a decir si es realmente su amiga.

Por fin, otra voz sensata en defensa de Isabel, en contra de su mote. Sin embargo, viene de un supuesto caradura con posibles trastornos mentales (según diversas fuentes conspiratorias). El “loco” corrige a la periodista. Y la periodista, ni se excusa.

Hace mucho que el patio del colegio se quedó atrás, ese lugar donde a diario lo pueril y lo salvaje convivían. Más tarde, lo pueril y lo salvaje ocuparían otros lugares, incluso aquellos que deberían ser inquebrantables.

Así es La Pechotes, la mejor amiga del pequeño Nicolás (Diario Sur)

Titular sin desperdicio: ¿La sexy Isabel? me conozco a más de un político feo de cojones y nunca ha hecho falta adjetivarlo…

La sexy Isabel Mateos, la Pechotes, sale al paso de los rumores (El Ideal)

La pechotes defiende al pequeño Nicolás: “él está muy tranquilo” (ABC)

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Paco dice:

    El periodismo sensacionalista de estos tiempos cada vez se parece más a los “muckrakers” de EE UU.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s