Birdman: el nido de la fama y sus polluelos

10355000_1514330972153114_655070738214511366_n

 

Riggan es un actor de cine madurito, cuyos días de gloria han pasado. Se hizo famoso interpretando a Birdman, un súper héroe por el que todos le recuerdan. Pero ahora el papel se lo han dado a otro, y él trata de sobrevolar su descenso al olvido.

Desde una perspectiva propia, sin hacer mucho caso a su entorno, busca en el teatro el camino para continuar con su carrera y volver a reinventarse. No le interesa participar en reallitys, ni quiere caer en la tentación de crear un blockbuster para las grandes masas. Aborrece las redes sociales, y se resiste a abrirse una cuenta de Twitter y Facebook. Él quiere aportar algo más a su carrera y a la historia de la humanidad, sin tener que pasar por las condiciones modernas de la fama. Y para ello, prueba suerte en Broadway (ni más ni menos), y se lanza a escribir, dirigir y protagonizar la adaptación teatral de una famosa obra literaria. Todo indica que va a estrellarse: los ensayos son un desastre, el clima entre los actores es peor que el Katrina, y para colmo, la mejor y más influyente crítica de teatro le tiene manía.

 

10649558_1513108255608719_820820532061294886_n
Naomi Watts

 

La película es sin duda una interesante perspectiva desde el interior del mundo artístico: refleja la endogamia, las influencias, las crisis que atraviesan sus profesionales y la constante lucha por separar el fracaso personal del profesional. Una comedia negra que retrata las entrañas del espectáculo, desde sus camerinos, pasillos y recovecos tras el escenario. Como curiosidad, Birdman está rodada en un falso plano secuencia. Es decir, desde el principio hasta el final no hay cortes entre planos (o eso es lo que parece), lo que aporta una tremenda frescura y numerosos puntos de vista que mantendrán al espectador alerta. Otro de sus puntos interesantes es ver cómo Michael Keaton interpreta a un actor que en su pasado hizo de super héroe, cuando él mismo protagonizó Batman en dos ocasiones.

Birdman juega con un argumento lleno de dobleces y presenta una gran metáfora mezclando realidad y delirio. Esta película que precisamente refleja las miserias de la industria cultural (en concreto la del cine), cuenta con numerosos reconocimientos. Los más recientes, entregados anoche mismo: dos Globos de Oro. Uno para Michael Keaton por mejor actor de comedia musical, y otro al mejor guión, escrito por el mismo director, Alejandro González Iñárritu.

 

10389236_1456339827952229_8886078643087363647_n
Edward Norton y Emma Stone

 

Destacan también otras interpretaciones, y más teniendo en cuenta el buenísimo reparto. Edward Norton, por ejemplo, se encargará de mantener al espectador crispado con su egolatría. Y Emma Stone hará de bala perdida, un papel muy distinto a su imagen de niña ejemplar.

El peso de Birdman reside en su transcurso, en su invitación a observar los entresijos del espectáculo y reflexionar sobre ellos. Es un retrato para reír por no llorar. Una película extravagante y que a la vez resulta muy común.

 

Artículo para Novemagazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s