‘Descifrando Enigma’, los cerebritos que vencieron al ejército nazi

 

Puede que Descifrando enigma sea una película que, de entrada, no despierte mucho interés entre los espectadores. Y creo que esto se debe a tres razones principales.

En primer lugar, su título en español: “Descifrando Enigma”, resulta ser una traducción desafortunada que recuerda a Tarzán intentando comunicarse. Por eso, es mejor atender su título original: “The imitation game”. Mucho más sugerente.

Superada la primera barrera, es totalmente desaconsejable ver el trailer, el cual es como un spoiler patrocinado por la asociación de personas con trastorno de la sutileza. Y por último, su olor a blockbuster asusta a los más sibaritas. The imitation game tiene 8 nominaciones a los Oscar, y lo que para algunos puede significar un reclamo, para otros (amantes del cine independiente) puede significar una etiqueta colocada por Hollywood. Muchos críticos la califican de producto prefabricado, porque mantiene una estructura muy académica en lugar de tomar riesgos. Pero lo cierto es que, conservadora o no, es una película emocionante, y sea como fuere contada una historia, al final, transmitir es lo que cuenta.

Su guión está creado de forma meticulosa, y el argumento se desarrolla entre escenas muy bien complementadas. Este drama dirigido por el noruego Morten Tyldum, contiene todo aquello que deben tener las buenas películas: ironía, amor, dolor, denuncia, superación, traición y una llamada a la reflexión. Todo ello dentro de una atmósfera histórica muy elegante (se nota que es de producción inglesa, porque estéticamente es intachable), cuya guinda la pondrá una banda sonora que hipnotiza desde el minuto uno.

 

 

Su protagonista, Benedict Cumberbatch (Sherlock), está nominado al Oscar, y a pesar de ser un actor que no despierta muchas simpatías, borda el papel de Alan Turing. Un matemático introvertido, amante de su trabajo que pondrá todo su empeño en descifrar “Enigma”, la máquina codificadora usada por los alemanes para cifrar mensajes durante la guerra. Pero aparte de ello, también tendrá que aprender a relacionarse y convivir con sus compañeros investigadores. Algo que a Turing le resulta más complicado que resolver cualquier problema. Keira Knightley también está nominada al Oscar como mejor actriz de reparto, por su papel interpretando a Joan Clarke, una mujer que formó parte del equipo de Turing, y que, como se refleja en la película, destacó gracias a su talento para las matemáticas, en un tiempo donde la desigualdad de género era enorme.

Los actores Mathew Goode (Stoker, Match Point), Allen Leech (Downton Abbey) y el joven Matthew Beard, completan el círculo de mentes privilegiadas que lucharán a contra reloj para acabar con la II Guerra Mundial.

The imitation game muestra una parte de la historia que para muchos de nosotros es totalmente desconocida. En parte, porque el trabajo de Turing y sus compañeros fue secreto de Estado durante al menos 50 años. Una labor que mantuvieron en silencio y que los convirtió en héroes anónimos. Turing en concreto, se llevó la peor parte, y jamás obtuvo reconocimiento público, sino más bien todo lo contrario. Pero el final de su historia es mejor que la descubran ustedes mismos, a través de la inquietante personalidad del genio.

 

Artículo para Novemagazine

Imágenes: theimitationgamemovie.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s