Whiplash: “Dale con el látigo”

Piensa en el profesor más capullo que recuerdes, y multiplícalo por Hitler, Hannibal Lecter y La bruja de la casita de chocolate. El resultado, es la versión demoniaca de Don Limpio (comúnmente conocido como Mr. Proper), un hombre también obsesionado con la limpieza, aunque en este caso, la limpieza interpretativa. Este abominable docente que nació con la sensibilidad de una piedra caliza, se llama Fletcher, y es el profesor más importante (y el más nazi) del conservatorio de música más prestigioso. Los alumnos novatos darían la vida por que este tío se fijara en ellos. Si Fletcher (Mr. Proper maligno) cree que eres bueno y te mete en su banda, tienes dos posibilidades: sufrir como un capullo hasta convertirte en una mariposilla, o morir aplastado cual gusano por el camino.

Escena de Whiplash
facebook.com/WhiplashMusicayObsesion

Andrew (aquí el protagonista), es un batería enamorado del jazz, un jovenzuelo talentoso y bondadoso al que Fletcher exprimirá hasta que llore sangre. Algo así como La pasión de Cristo, de Mel Gibson, donde lloverán latigazos y humillación a diestro y siniestro (de ahí “Whiplash”, que en el idioma de Britney Spears significa “latigazo cervical”).

Esta película, cuyo argumento y presentación no genera muchas expectativas, acaba siendo una experiencia apoteósica digna de repetir (igual que la paella de tu madre). Calificada como “drama”, Whiplash es más bien una película de terror psicológico donde la tensión es continua.

Whiplash
sonypictures.com

¿Cómo la historia de un músico puede replegarte en el asiento con ganas de taparte los ojos? Quizás la respuesta esté en sus 5 nominaciones a los Oscars y sus diferentes reconocimientos. En el festival de Sundance, Whiplash se llevó el premio a mejor película; y en los globos de Oro, el actor JK Simmons (Mr. Proper maligno) se llevó un galardón a la mejor interpretación de reparto. Su director, Damien Chazelle, un realizador novel de 30 años, también se ha llevado algún que otro premio, y está nominado al Oscar por la adaptación del guión.

Whiplash se mueve continuamente entre la línea que separa el infierno y la gloria, la miseria de la nobleza. Latigazos emocionales que jugarán durante la película con tu corazoncito, hasta que acabes dando las gracias por cada minuto sufrido.

Artículo para Novemagazine

Whiplash, música y obsesión, Sonypictures.com
sonypictures.com

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. No había escuchado mucho acerca de ésta película pero con tu reseña me has dejado muy intrigada. Voy a buscarla, no sabía que estuviera nominada. Saludos!

    Me gusta

    1. Creo que ha tenido menos publicidad que las otras nominadas, yo tampoco había oído hablar de ella mucho… Sin embargo, me dejó muy sorprendida al verla. ¡Espero que la disfrutes!

      Me gusta

  2. paco7800 dice:

    Te dejo el link a mi review de la cinta. En mi blog hago un puente entre la música (rock), la fotografía, el cine y los videoclips:

    https://pacochuquiure.wordpress.com/2015/03/10/recomendada-whiplash/

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s