Si Truman Capote bajara de la cruz

truman-capote-october-10-1955-jpg

Cada vez que miro ofertas de trabajo pienso que mi reino no es de este mundo. Me creo Jesucristo, pero no soy omnipotente, no soy Dios. Necesito hacer milagros para demostrar mi naturaleza supraterrenal: quieren “jóvenes con entusiasmo” que multipliquen panes, peces y pasta, para luego ser llevados al Gólgota. Erróneamente juzgada. A pesar de la humillación, solo puedo sentir una pena profunda hacia sus requisitos ortodoxos, hacia sus mentes cavernícolas, solo puedo abrirme de brazos y clamar al cielo: “Padre, perdónales, porque cada día hacen que mi profesión sea un poco más indigna”.

El periodista de hoy ha de ser Cervantes y Einstein a la vez. Mark Zuckerberg y J.k Rowling. De ciencias y letras. Jekyll y Hyde. El diseñador gráfico y el director de marketing. El funámbulo que se cae y la propia red que lo sostiene.

Un joven Truman Capote reducido a su mínima expresión, consumiendo su existencia entre códigos HTML5, CSS y Javascript. No, Truman Capote no caería en esa mierda, no buscaría ofertas de trabajo en Infojobs, Linkedin y Jobandtalent, ni se deprimiría profundamente hasta el punto de dudar de sí mismo. Porque él no era de este mundo, y estaba muy por encima de la desesperación y la precariedad. Sabía lo que quería, y hoy, no perdería el tiempo tratando de ser lo que no es, por tal de ganar experiencia en el sector de la esclavitud. Trato de ofrecer lo mejor de mí, pero la tendencia de mercado me aconseja que no explote mi potencial, que es mucho mejor esforzarme en ser mediocre: medio programadora web, medio fotógrafa, medio redactora, medio publicista, medio diseñadora, medio estratega, medio puta, medio ama.

¿Qué quieres de mí, mundo cruel?

“Buscamos una persona proactiva con ganas de trabajar y mostrar su valía”.  (Como Pancho: que recoja el periódico, te rellene la primitiva y mueva el rabo).

“Persona alegre y creativa que sepa escribir”.  (Una pena, no sé tocar las castañuelas).

“Muy importante que la persona sea extrovertida y con don de gentes”. (Alguien que amenice la hora del café y cuente chistes en lugar de putear al jefe).

“Espíritu emprendedor y ganas de cambiar el mundo” (Que te hayas caído de un guindo y tras el golpe te creas Superman).

“Alto nivel de inglés”.

“Nivel de inglés alto”

Killing me softly with this song, Pitingo.

Y si Truman Capote se bajara de la cruz, y no muriera por salvar sus creencias, no me quedarían razones para seguir creyendo. Y si Truman Capote dio la vida por mis pecados como escritora, como periodista, como profesional débil y escéptica, como infiel no practicante, como Pedro que reniega y se traiciona a sí mismo, hoy puedo ponerme la mantilla como Cospedal, y aparentar que yo también merezco redención.

Foto: Truman Capote por Richard Avedon, 1955.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s