‘Citizenfour’, así fue cómo Edward Snowden se arrojó a los leones

10612679_713402692084712_466538787327089756_n
Edward Snowden, ese americano paliducho de gafitas cuadradas, el friki que en 2013 puso al gobierno de EEUU contra las cuerdas, aún sabiendo que acabaría aplastado como una mosquita. Un loco misterioso que emergió de los departamentos oscuros de la NSA y la CIA, para contar al mundo lo que veía a diario: espionaje gratuito, acceso libre a todos los datos de todos los ciudadanos del planeta. Todos. Sin necesidad de que estuvieran bajo sospecha. La justificación: la seguridad mundial. El 11-S y el terrorismo, para variar. Cuando en realidad, el fin de todo esto es siempre el mismo: el dinero, el comercio, el poder de extorsión a personas, empresas y países.

Snowden se arrojó a la arena romana por voluntad propia, ¿pero cómo consiguió situarse en el centro del circo para que todos lo escucharan? Optó por los medios de comunicación. En concreto, escogió a Laura Poitras, la directora de este documental, cuyos anteriores trabajos se habían centrado en denunciar las consecuencias del 11-S. Snowden se puso en contacto con ella, y le sugirió que contase con la ayuda de otro periodista más: Glenn Greenwald, redactor de The Guardian. Así, con un correo electrónico cifrado, donde Snowden firma como “Citizenfour”, comienza la cuenta atrás para destapar la caja de los truenos. Reuniones en hoteles, momentos de tensión e improvisación que Poitras registró con su cámara a la vez que los acontecimientos sucedían. Los nervios de Snowden, el vértigo ante todo lo que se le vendría encima, durante los momentos previos y posteriores a la publicación del bombazo.

Es complicado y a la vez muy simple. Las declaraciones que Edward Snowden decide compartir con el mundo son tan complejas, que después de ver Citizenfour, un usuario medio de Internet, ni siquiera tendrá claro el matiz de oscuridad dentro de un asunto tan técnico y turbio. Pero el mensaje principal es claro: ¿Está justificada la pérdida de privacidad en pos de la seguridad? Según Snowden, la gravedad reside en la pérdida de fuerza del ciudadano, en el peligro de unos métodos dictatoriales encubiertos, para conseguir un poder sin límites, dentro de las democracias modernas.

El tema Edward Snowden da para mucho más que un documental oscarizado. A finales de 2015 está previsto el estreno del filme biográfico “Snowden”, basado en las dos novelas biográficas que ya andan circulando en el mercado. No sabemos si el propósito altruista de Snowden llegará algún día a reforzar la libertad y los valores democráticos. Por ahora, los frutos de su denuncia se reflejan en éxitos de ventas.

Artículo para Novemagazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s