19 Festival de Málaga, sección fuera de lugar (Día 3)

Se me ha ocurrido abrir una sección paralela para no contaminar mis críticas con experiencias personales, aunque en realidad pienso que la primera persona en un texto periodístico es un gesto de honestidad, y no de egolatría. Porque al fin y al cabo todas las informaciones son subjetivas, pero bueno. En periodismo enseñan que eso…

Los hijos de los pobres

“¿Para qué fuiste a Suiza?”. Supe, cuando me contestó, que antes de ir a Suiza estuvo trabajando como obrero en la ampliación del metro de París. Según él, la peor experiencia de su vida, donde vio morir a un hombre electrocutado “el moro cayó en una maya de alambre y nadie podía sacarlo, pegaba saltos hasta que se quedó seco”. Todos los días bajaban hasta los túneles en un montacargas ruinoso sin saber si saldrían vivos.

Que los niños de hoy no se avergüencen de las mujeres de mañana

Apostar por una mujer en la carrera hacia la presidencia es como invertir en un caballo cojo. Hagamos pruebas en los laboratorios del extrarradio, donde equivocarse no supondría un desastre mayor: alcaldesas y presidentas autonómicas como cobayas, como pruebas necesarias para ir sobre seguro, para demostrar que el liderazgo de una mujer no tiene efectos…

El sueño de Vertov

Sueño 1 Exterior noche, en la puerta de algún bar. Son las dos de la mañana de un jueves, estoy cansada y me apoyo contra un muro. He perdido el hilo de la conversación, no sé si es más por el sueño o la cerveza. Un desconocido también tiene sueño, un sueño, y ha bebido…

Globalización sí, pero no en mi casa

Debió sentirse aturdido algún día y desde entonces raramente encendía la tele. Decía que él no necesitaba saber qué pasaba más allá de su ciudad, que la globalización informativa era una locura que no servía para nada. No recuerdo mucho (más bien nada) de las lecciones de aquel profesor de literatura, pero aquellas cuestiones lanzadas…

No me queda capacidad craneal para seguir flipándolo

  Ya no me cabe más, lo juro, no me cabe en la cabeza. Cuántas cosas pueden caber en la cabeza, no lo sé. ¿Hay límite? Nunca se llega al límite, el límite es la muerte cerebral, según miro la historia y sus horrores. Yo no me pronuncio, no te digo a quién voy a…

Soledad en la sala

Determinar cuánta soledad cabe en una sala es un ejercicio que bien podrían resolver cuatro borrachos, o cuatro físicos, o cuatro físicos borrachos, ya que el resultado daría lo mismo, no tendría validez ninguna. Una sala de cine vacía con un solo espectador, puede contener una soledad. O tantas soledades como butacas vacías. Pero la…

Sylvia, ¿dónde coño estás?

Tuve que ser grosera para que el libro se diera por aludido y supiera que de verdad lo estaba buscando a él, y no a otro. Hay libros orgullosos, o demasiado humildes, nunca he tenido claro el límite entre la excesiva modestia y la ligera soberbia. Y era eso, gritar mentalmente o susurrar al bibliotecario…

Un pequeño movimiento sísmico

La noticia de hoy lunes tiene la magnitud de tres mil ochocientos muertos y subiendo. Todos los días el suelo se agita y las piernas se doblan, y las vidas se desplazan un poco. Los objetos se llenan de polvo otro poco, y el techo se desploma solo en el sentido figurado. Los efectos del…