Mis zapatos han hablado

Si miro al suelo, nadie puede convencerme de lo contrario. Mis zapatos no mienten. Sus arrugas y grietas son la prueba más fiable que tengo. Puede traicionarme la memoria, puedo pensar que estoy en el mismo sitio cada vez que me levanto por la mañana.