Buenafuente se pone serio para reflexionar sobre la comedia en ‘El culo del mundo’

Los monólogos de Buenafuente son como aquel potente lavavajillas capaz de desengrasar gigantescas y mitológicas paelleras de anuncio. O dicho de otra forma menos publicitaria: los monólogos de Buenafuente contienen una gota corrosiva, equiparable al jugo gástrico necesario para digerir la realidad. Comunicador y humorista reflexivo, su sarcasmo no sería tan agudo si no viviera…