Globalización sí, pero no en mi casa

Debió sentirse aturdido algún día y desde entonces raramente encendía la tele. Decía que él no necesitaba saber qué pasaba más allá de su ciudad, que la globalización informativa era una locura que no servía para nada. No recuerdo mucho (más bien nada) de las lecciones de aquel profesor de literatura, pero aquellas cuestiones lanzadas…