Los hijos de los pobres

«¿Para qué fuiste a Suiza?». Supe, cuando me contestó, que antes de ir a Suiza estuvo trabajando como obrero en la ampliación del metro de París. Según él, la peor experiencia de su vida, donde vio morir a un hombre electrocutado «el moro cayó en una maya de alambre y nadie podía sacarlo, pegaba saltos hasta que se quedó seco». Todos los días bajaban hasta los túneles en un montacargas ruinoso sin saber si saldrían vivos.