‘La cumbre escarlata’: lo que del Toro se llevó

Guillermo del Toro presenta una película famélica con demasiadas lagunas, que deja al espectador con las tripas rugiendo. Solo es posible alimentarse con la cáscara: recrearse en la grandiosidad visual de esta película es lo más sensato para compensar la insatisfacción.