‘Horns’: Dios mío, esto es un infierno

    Parafrasear a Rambo nunca estuvo tan justificado. Solo hay una manera de terminar viendo esta película: asumir que es infumable y comenzar una ronda de conjeturas ridículas sobre qué es lo más patético que puede pasar en la siguiente escena. Ojalá fuera una película absurda en el buen sentido, pero no goza del…