El Evangelio según Pasolini

En «El Evangelio según Mateo» no existe más interpretación que la visual: Pasolini se limita a transformar la voz del narrador en imágenes, y las únicas palabras que pueden oírse son los propios parlamentos del texto bíblico.